miércoles, 17 de diciembre de 2014

¿CÓMO DESATASCAR EL INODORO?

Desatascar el inodoro antes de que se inunde el baño puede solucionarse no solo con drenajes químicos, sino con pequeños trucos que puede realizar en su propia casa.

Le proponemos utilizar el típico émbolo que venden en cualquier tienda y que puede detener, al menos en un principio, un atasco. Se usa de forma correcta colocándolo alrededor del orificio y haciendo succión, así varias veces, y luego soltándolo. Hay que insistir e intentarlo varias veces.

Otra opción es con una serpiente de tubería, ideal para los atascos más rebeldes. Estas serpientes suelen estar cubiertas de goma o de plástico para no rayar la taza, funcionan gracias a un alambre flexible que gira para romper la obstrucción.

Otro remedio menos conocido es utilizar líquido de lavavajillas, que funciona mejor si hay poca agua en la taza. Es recomendable vertir varias cucharadas de este detergente líquido por el desagüe, dejar que actúe, añadir agua caliente y poco a poco si todo va bien la obstrucción comenzará a romperse.

Si los anteriores no han funcionado mezclar bicarbonato de sodio y vinagre puede resultar efectivo, hay que poner una taza y sellar el orificio con un émbolo, dejarlo durante una media hora y al retirarlo añadir varias tazas de agua caliente para limpiar los desechos que pueda haber.

Es aconsejable que aplique estos remedios cuando se de cuenta de que se empieza a atascar, no espere a que el nivel del agua suba o a que se inunde su baño, es más práctica actuar cuanto antes y evitar molestias innecesarias. Si ve que el atasco es demasiado y necesita herramientas más sofisticadas, contacte con un profesional, él sabrá cómo proceder.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.