lunes, 2 de marzo de 2015

Como desatascar las tuberías de su casa

Un atasco puede llegar a ser muy molesto, sin embargo son muy pocos los que se preocupan de mantener en buen estado sus tuberías. Los profesionales ofrecen mantenimientos dentro de sus servicios y tarifas pero no siempre es posible contratarlos, sobre todo si hablamos de domicilios particulares o pequeños locales comerciales. Por ello, la única opción posible es la prevención individual con pequeñas acciones cotidianas que, sin embargo, pueden llegar a evitar muchos problemas de fontanería.

Los fregaderos de las cocinas están permanentemente expuestos a los residuos que pueden acumularse y taponar la tubería. Uno de los principales hábitos que evitar es el de tirar aceites y grasas por las tuberías ya que no solo son contaminantes, sino que también pueden formar una película en el interior de la red de aguas a la que se adhieran los residuos y acabar formando un buen atasco. Llevar a un punto limpio los aceites y grasas y verter cada cierto tiempo una solución de vinagre blanco y levadura química es la mejor manera de evitar atoramientos en nuestra cocina. Es importante no utilizar mal el fregadero vertiendo deshechos que no pueda asimilar correctamente. Algo que comparte con el inodoro.

Utilizar el váter como papelera es casi garantía segura de atasco ya que no está preparado para ello. Si arrojamos productos de higiene íntima, pañales, colillas o rollos de papel la taza se obstruirá. También es importante estar alerta con los desagües y tener cuidados con los cabellos acumulados que son una causa muy común de atasco en las tuberías. Hay que limpiar los posibles tapones periódicamente antes de que se conviertan en un problema.

En el caso de las canalizaciones exteriores, es importante limpiarlas periódicamente, y hacerlo antes de las estaciones lluviosas – otoño y primavera- para evitar que se acumulen hojas, tierra, bolsas, etc.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.