jueves, 18 de diciembre de 2014

CONSEJOS PARA MANTENER LIMPIOS SUS DESAGÜES

Los molestos atascos en las tuberías son un problema bastante frecuente en los hogares, producen malos olores, se producen en los momentos más inoportunos… Si quiere evitarlos, o al menos intentar prevenirlos, se recomienda seguir unos pasos para su mantenimiento y limpieza.

Es bueno una vez a la semana levantar los tapones en el lavabo del baño y tirar los residuos que pueda haber a la basura, enjuagarlo y volverlo a colocar de nuevo. Además puede retirar la tapa del desagüe de la ducha o la bañera y utilizar un alambre doblado o un cepillo eliminando así la suciedad. También puede una vez al mes usar un limpiador de cañerías bacteriológico que sea biodegradable y no corrosivo.

Además puede colocar mallas en todos sus desagües, cepillar su pelo antes de meterse en la ducha, lavar a sus mascotas sobre una toalla o en el exterior e intentar no usar papel higiénico en exceso.

Es importante que recuerde que no debe tirar por el fregadero: el café tras utilizar su cafetera, el aceite de cocinar, cáscaras de huevo, espinas de pescado o chicles, y por el inodoro tampoco toallitas de bebé, productos de higiene femenina, algodón o tiritas.

Si tiene hijos pequeños cuanto antes les enseñe ciertos hábitos de cómo comportarse sobre todo en el baño mejor, además si tiran algo al inodoro o el lavabo haga lo posible para evitar que se vaya por el desagüe algún elemento como un pequeño juguete.

Infórmese sobre donde debe tirar las maquinillas de afeitar y cuchillas, guantes de goma, agujas, cosméticos o medicamentos, nunca los tire por el desagüe ante la duda, podría tener consecuencias muy graves para su instalación.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.