lunes, 2 de marzo de 2015

Desatascos en Terrassa

Nunca nos acordamos de las tuberías hasta que nos dan un disgusto. Los atascos son muy molestos y muchas veces casi inevitables, sin embargo, es posible prevenirlos en gran medida siguiendo unas sencillas directrices que disminuirán su riesgo e incidencia.

Día a día realizamos pequeños gestos cotidianos que son perjudiciales para las redes de canalización y que pueden hacer a nuestras tuberías más propensas a los atascos de lo que deberían. La principal causa de atascos según los expertos es la obstrucción. Al arrojar materiales inadecuados a la red de aguas estas no pueden deshacerse de ellos y se producen los atoramientos.

La solución: Llamar a expertos en desatascos con camión cuba.

Los cabellos, productos de higiene íntima, pañales, colillas o rollos de papel no deberían tirarse al inodoro ya que este no está concebido para hacerse cargo de ellos. Además, no solo forman atoramientos, también incrementan en gran medida el gasto de agua del presupuesto con los costes económicos y medioambientales que eso conlleva.

Llevar las grasas y aceites un punto limpio también puede evitarnos más de un atasco ya que impedimos que estas se adhieran a la tubería atrapando los residuos que pasen posteriormente. Para limpiar la red de aguas, se puede verter cada cierto tiempo una solución con media taza de vinagre blanco y media de levadura química o dejar correr el agua y arrojar posos de café que barran la suciedad acumulada. También es útil mezclar dos cucharadas de sosa y otras dos de sal con agua, tirar la pasta resultante por el váter y esperar 30 minutos, tras los cuales aclararemos la mezcla lentamente con 2 litros de agua caliente.

Estos consejos pueden serle útiles para prevenir posibles atascos o solucionar pequeños problemas, sin embargo, si se encuentra ante algo serio no dude en llamar a los profesionales y dejarlo en sus manos. Puede evitarle daños en la instalación.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.