lunes, 2 de febrero de 2015

Mantenga sus tuberías limpias

La gran mayoría de atoramientos se producen por defectos en las redes de canalización, las raíces en los jardines o los sedimentos acumulados en ellas a lo largo del tiempo por causa de una limpieza y mantenimiento deficientes. Aunque no todos, una gran parte de los atascos pueden prevenirse siguiendo una serie de sencillos consejos que evitarán que su fregadero se atasque.

La mala utilización de las redes de canalización ocasiona muchos atascos y gestos cotidianos, fácilmente corregibles, pueden ser muy perjudiciales a medio y largo plazo. Como, por ejemplo, verter grasas por el fregadero hace que estas se adhieran a las paredes formando una película y que posteriormente los restos vayan pegándose a ellas hasta formar un atoramiento.

Otra costumbre que deberíamos desterrar es utilizar el inodoro cómo papelera. No es su función y tratar de que la desempeñe es una batalla perdida con la que solo lograremos tener que desatascarlo. Si tiramos los productos de higiene íntima, los pañales, los royos de papel, etc. a la basura no solo evitaremos posibles atascos, también contribuiremos a la conservación del medio ambiente y ahorraremos una cantidad de agua – y dinero- considerable.

Para las redes de canalización que no se encuentran dentro de una casa o local es importante recordar que las raíces de los árboles pueden ocasionar también atoramientos y que conviene limpiarlas antes de la época de lluvias ya que las hojas pueden atorarlas.

Un sencillo y viejo truco para mantener en forma la red de aguas es verter, cada cierto tiempo, una solución compuesta de media taza de levadura química y otra media de vinagre blanco para limpiar los posibles sedimentos que se hayan quedado atascados. Bastará con dejarla actuar unos minutos y luego aclararla. Pero, si se trata de una situación difícil o ya se ha producido un problema importante no dude en contactar con fontaneros profesionales.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.