jueves, 18 de diciembre de 2014

¿QUÉ HACER ANTE UNA FUGA DE AGUA?

Si sospecha que puede haber una fuga de agua en su instalación porque escucha gotear durante la noche, ha observado alguna ligera mancha de humedad en las paredes o el contador corre y los grifos están cerrados, debe actuar.

Uno de los aspectos más complicados es localizar el punto exacto de la fuga, con los métodos tradicionales se tendrían que picar las paredes y hacer obras, pero es demasiado molesto y costoso.

Otra alternativa es detectar estas fugas sin obras con distintas técnicas como acotar la zona en la que sospeche que está la fuga y cortando las llaves de paso intentar averiguarlo, realizar pruebas de presión por tramos en la red o introducir gas en el interior de la tubería que saldrá por el punto exacto de la fuga.

Otra opción más profesional, y por lo tanto segura, el la utilización de cámaras, pero eso tendrá que hacerlo un experto del sector ya que usted en su hogar no tendrá estas máquinas tan precisas y avanzadas. También es importante asegurarse de que no hay más fugas.

Una vez identificada la fuga hay que marcarla con un rotulador y cerrar la llave de paso de agua. A continuación habrá que decidir como repararla, si no es muy grande lo más sencillo es sellarla con masilla de pegamento la cual la venden en ferreterías, pegar la masa en la zona afectada y dejarla secar, comprobando finalmente que funciona abriendo de nuevo la llave del agua.

Si considera que la fuga es grande, es mejor que lo deje en manos de profesional y ellos decidirán como solucionarla con los métodos más avanzados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.