lunes, 15 de diciembre de 2014

¿QUÉ HACER CON LAS HUMEDADES DE LAS PAREDES?

Si tiene problemas de humedad en su hogar debido a las lluvias, la condensación, una gotera… hay que intervenir cuando antes para que no se estropeen las paredes o la estructura de su piso o edificio.

Hay que acabar con estas humedades ya que además de ser desagradables estéticamente, producen malos olores, moho y estropean la pintura. Lo que no debe hacer es pintar las paredes afectadas para disimular, sin hacer nada más, ya que los problemas de humedad no desaparecerán.

Para proteger su vivienda de la humedad y acabar por fin con este problema tan molesto puede: comprobar que no hay fugas y que el agua de la lluvia no penetra en su hogar, ventilar bien y evitar que las paredes estén húmedas tras una ducha en el baño o al cocinar con vapor.

También es recomendable volver a poner yeso en la zona afectada con un apósito impermeable o con mezcla de cemento o bien instalar un buen antihumedad que es una capa de material especial entre los ladrillos y el suelo.

En muchas ocasiones estas manchas de humedad se deben a las fuertes lluvias o por una instalación inadecuada de tapajuntas de muy mala calidad o de que haya masilla alrededor de las uniones del exterior como en ventanas o puertas. Si es así, localice el problema y soluciónelo para prevenir la aparición de humedades.

También puede pintar con pintura anticondensación, tender la ropa fuera de casa y mantener la calefacción a una temperatura razonable.

Si con todo esto sigue teniendo problemas, el próximo paso será ponerse en contacto con profesionales en desatascos y otras averías.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.