lunes, 2 de marzo de 2015

¿Tiene el fregadero su su casa atascado?

¿Su fregadero se atasca a menudo? Muchas veces es inevitable pero sí que existen pequeños gestos cotidianos que pueden evitarle problemas en su red de aguas a corto, medio y largo plazo. Algunas de nuestras costumbres cotidianas son muy añinas pero fácilmente corregibles.

DESATASCOS EN MARTORELL
Utilizar el inodoro como si fuera una papelera es un error muy frecuente que puede causar a sus propietarios más de un disgusto. Los productos de higiene íntima, pañales, rollos de papel o colillas pueden obstruir el váter fácilmente si son arrojados al váter. También es importante prestar atención a los restos de jabón y los cabellos que pueden ir acumulándose hasta formar grandes atascos.

Otro de los elementos con los que tener cuidado es el fregadero. Es importante recordar que debemos llevar todas las grasas y aceites a un punto limpio por qué si se arrojan por la red de agua irán formando una película a la que se adherirán los restos de comida hasta acabar atorándola.

Para evitar atascos hay varios trucos como echar media taza de vinagre blanco y otra media de levadura química por el desagüe y enjuagarla pasados 15 minutos. Mezclar dos cucharadas de sosa y otras dos de sal hasta formar una pasta o dejar correr el agua y arrojar posos de café para barrer la suciedad de las tuberías.

Además de las tuberías, también hay que prestar atención a los canalones ya que una mala conservación de estos impide la recogida de agua de lluvias. Y no solo recogerá el agua; el musgo, las hojas y la tierra pueden atorarlos si no se encuentran convenientemente limpios.

El inicio de las estaciones de lluvias – otoño y primavera- es el mejor momento para llevar a cabo una limpieza y así evitar futuros problemas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.