domingo, 13 de enero de 2008

Pencas de acelga con salsa























Ingredientes

400grs de pencas de acelga
aceite y sal
piñones
harina
2 dientes de ajo

Realización

Cortar las pencas en trozos regulares y cocerlas en agua y sal,
en la olla rápida serán 3 minutos, reservar.
En una sartén con aceite, freir las ajos laminados y los piñones, poner una cucharada de harina y darle vueltas con cuidado para que no se queme, añadir un poco de agua de cocer  las pencas y que hierva unos 10 minutos, que no quede muy espeso y si es así, añadir un poco más de caldo.
Pasado éste tiempo añadir las pencas escurridas y dejar cocinar suavemente otros 10 minutos.
NOTA: Con ésta misma receta podemos hacerlos los cardos, podemos cambiar los piñones, por almendras laminadas.

3 comentarios:

Shitaki dijo...

Hola Sefa, que receta tan buena y sencilla. Nunca he hecho pencas de acelga, asi que esta caerá pronto un dia de estos de invierno ...para cenar !

Y qué hago con las hojas de acelga que me sobren, se te ocurre algo?

Un saludo.

deigramo dijo...

Que cosas tan ricas, facilitas y económicas preparas. Tienes mucha razón, estamos en la cuesta de enero y a parte de un depurado necesitamos economizar un poco. Me encantas las recetas de aprovechamiento.

Saludos Montse

Anónimo dijo...

Sefa! Estoy viendo tus recetas ,,, qué bueno, muchas me recuerdan los platos de las abuelas,, algunas las he heredado, por ejemplo ésta, el aprovechar las pencas de acelga (las hojas tienen múltiples formas de cocción), solo que acá no hay piñones, pero tú ya diste la alternativa ... láminas de almendra. muy buenas !!! creo que aprenderé mucho.
gracias, besos
Cecilia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.