viernes, 18 de noviembre de 2016

SOLOMILLO DE CERDO CON SETAS VARIADAS


Para la segunda receta del otoño que he preparado para Recetario Mañoso, me he decidido por las setas, que las he puesto variadas para acompañar a un solomillo
 de cerdo que ha resultado muy al gusto de los comensales y que espero que a
 vosotros también os guste.






Ingredientes

1 solomillo de cerdo mediano
1 cebolla de Fuentes de Ebro
2 dientes de ajo
200 grs de setas variadas deshidratas
1 vasito de vino añejo, aove y sal

Modo de hacerlo

Limpiar el solomillo de grasas que pudiera tener y entero dorar en aove por todos los lados, reservar.

En la misma sartén añadir los ajos picados y la cebolla, cuando esté trasparente poner las setas que las habremos dejado en agua unas horas hasta que se hidraten, rehogar todo
 el conjunto y poner el solomillo, añadir el vino, dejar que evapore un poco, salar
 y poner un poco de caldo de verduras, bajar al mínimo y dejar cocer unos minutos.

Sacar el solomillo y dejar que se temple un poco para poderlo cortar en rodajas de 1 centímetro, si vemos que la salsa se ha quedado un poco clara, deshacer un poco de maizena en unas cucharadas de caldo de verduras fria y volcar sobre la salsa,
 dejar que de un hervor para que tome  un poco de consistencia, en ese momento 
volver a colocar las rodajas de solomillo para que se atempere y servir.



Os recuerdo que las recetas las podéis enviar hasta el dia 10 de diciembre, os
animamos a cocinar las recetas de otoño, con Setas y también con Trucha y
 Melocotones de Calanda



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.