jueves, 3 de marzo de 2011

LOMO RELLENO EN ABANICO

El dia que vi ésta receta en el blog de Tito me gustó mucho, hace dias que la hice y la tenia en borrador, por unas cosas o por otras alli estaba, por fin hoy la subo, nos gustó muchísimo y desde luego el plato queda muy bonito con tanto colorido. Si pinchais en su nombre ireis a su blog, seguro que os gusta.
Yo lo acompañé de unas patatas panaderas hechas en bolsa al mismo tiempo que se hacia el lomo, espero que os guste. 


Ingredientes
Un buen trozo de lomo de cerdo
6 pimientos del piquillo
2 huevos cocidos
aceitunas verdes
4 filetes de jamón serrano
1/2 vasito de vino blanco
sal y pimienta
Modo de hacerlo
El trozo de lomo cortarlo en libritos sin llegar al final ( se lo podemos pedir al carnicero ) si lo hacemos nosotros con un cuchillo bien afilado, sin sierra, tipo jamonero. Salar un poco entre los filetes.
Con el resto de los ingredientes picarlos bien y añadirle un poco de vino blanco, mezclarlo todo y con esta mezcla ir rellenando entre los libritos repartiendolo bien.
Una vez relleno lo ataremos para que no se abra, lo colocaremos en una fuente de horno, ponerle un poco de sal y pimienta y por encima el resto del vino.
El horno precalentado a 170º grados durante 50/60 minutos.
Cuando lleve unos 20 minutos poner las patatas en bolsa para que se hagan a la vez, es lo que yo puse de guarnición.
Una vez hecho le quitaremos el hilo con lo que lo hemos atado y lo cortaremos con el cuchillo (con el  que hemos cortado los libritos) en filetes finos al revés para que nos quede en abanico. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.