viernes, 7 de marzo de 2014

PISTO DE BERENJENAS


Y aqui os traigo mi segunda receta con berenjenas, ya sabéis que ese es el ingrediente que eligió Juan nuestro anfitrión de éste mes, su tutora Pilar, los dos están haciendo un estupendo trabajo y ahora mi receta.
Esta receta la preparo muchas veces porque en mi casa les gusta mucho,tiene un poco de trabajo, pero si seguis la receta os resultará mas fácil.
 Es un aperitivo que cuando se come una vez no se olvida, espero que os guste.



Ingredientes

1 berenjena grande
20 aceitunas verdes sin hueso
1 cucharada de piñones
1 cucharada con colmo de pasas (remojadas con agua)
150 grs de tomate pelado y sin semillas
1/2 cucharada de azúcar
1/2 vaso de vinagre de vino tinto
1/2 cebolla grande
2 ramas de apio 
AOVE, sal y pimienta.

Modo de hacerlo

Lavar las berenjenas y cortarlas a cuadritos, ponerles sal y dejar que suden 1 hora.
Pasado ese tiempo, pasarlas por agua y secarlas un poco. 
Ahora cortaremos todos los ingredientes para tenerlos preparados de la siguiente manera.
Cortar el apio a trocitos, la cebolla muy pequeña, los tomates pelados y cortardos a cuadraditos, y las olivas a trocitos.
En una sartén con un poco de aceite freir la berenjena hasta que estè tierna, sacarla y ponerla sobre papel absorvente.
En ese mismo aceite freir el apio hasta que este dorado, dejar junto a la berenjena.
Retirar de la sartén un poco del aceite y pochar la cebolla y los tomates.
Transcurridos 10 minutos, incorporar el azúcar, el vinagre, las aceitunas los piñones y las pasas, remover 2 minutos incorporar la berenjena y el apio, salpimentar.
Dejar a fuego lento 15 minutos removiendo frecuentemente mejor con cuchara de madera, pasado ese tiempo poner en una bandeja y dejar enfriar.
Servir en tartaletas pequeñas o pan tostado
Nota: Este plato queda con mucho mas sabor si se cocina con 24 horas de anticipación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.