jueves, 12 de febrero de 2009

CONTRAMUSLOS RELLENOS

Hoy hice el pollo de una manera diferente y quedo muy rico, es sencillo de hacer y ha gustado mucho.
Ingredientes ( 4 personas)
4 contramuslos de pollo
jamón york
queso en lonchas
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 puerro
1/2 vasito de vino blanco
harina
aceite y sal
puré de patata

Modo de hacerlo
Quitar el hueso a los contramuslos estirarlos bien, machacar un poco para que nos queden aplastados.
Poner encima el jamon y el queso y enrollar, sujetar con un palillo.
Poner aceite en una sartén y enharinar los contramuslos y freir, los pondremoas en la olla rápida.
Quitar un poco de aceite de la sartén y pochar la cebolla, el puerro y los dientes de ajo, cortado groseramente, remover poner la sal y rehogar, volcar sobre los contramuslos, ponerlo al fuego y cuando se caliente un poco añadir el vino, dejar que se evapore un poco, añadir un vasito de agua y 1/2 pastilla de carne, cerrar la olla y contar tres minutos cuando suban los aros.
Para servir, sacar los contramuslos, quitar los palillos cortar en tres rodajas, la salsa pasarla por el thermomix o con la varita.
Servir con pure de patata.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.