miércoles, 13 de octubre de 2010

Sopa de patata hilada (receta aragonesa)

Hoy subo un plato aragones, como podeis ver, es de este libro de Cocina Aragonesa, hace muchos años que lo compré y es una gozada hacer sus recetas, iré subiendo algunas.
La de hoy, es un plato de los que se llaman de cuchara, salvo en pleno verano, la verdad que un plato de sopa casi siempre apetece, este es una sopa diferente y rico, espero que os guste.  

   

 

Ingredientes ( 4 personas )
1 litro de caldo de carne de Ternasco
2 patatas medianas
2 filetes de jamón serrano
2 huevos duros
Para las albondiguillas
1/4 de carne picada de Ternasco
1 huevo 
pan rallado
perejil
ajo, canela y sal
Modo de hacerlo
Hacer el caldo para este plato o utilizar el que tengamos de un cocido, Reservarlo templado.
Preparar las albondiguillas: En un bol batir el huevo y añadir todos los ingredientes para ellas, cuando este todo bien mezclado hacer las albondigas del tamaño de un garbanzo mas o menos y freir en aceite caliente, dejar sobre papel absorvente y reservar.
Pelar las patatas y rallarlas ( me ayuda mucho el rallador electrico que ya os enseñé, pero en esta ocasión es una gozada), cuando empieze a hervir el caldo añadir las patatas y bajar al mínimo, cocerá 12/15 minutos, iremos añadiendo el jamón cortado en tiras y los huevos duros picados, pasado ese tiempo, añadir las albóndigas y dejar cocer 5 minutos mas para que tomen el sabor del caldo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.