viernes, 23 de febrero de 2018

TORTILLA DE BORRAJA EN DOS VERSIONES



Si, habéis leído bién, tortilla de borraja y os traigo dos versiones, me explico.

Como veréis una es mas grande que la otra, la pequeña lleva jamón y la que hemos comido hoy le he puesto beicon y piñones.

En la primera foto empezando por abajo podéis ver que son las hojas tiernas de la borraja las que he usado para hacer las tortillas, hace mucho tiempo que las añado en varios guisos, pero quería probarlas preparando una tortilla y ha sido un éxito de sabor y estoy contenta porque  nunca he oído a nadie que use las hojas nada mas que para hacer los Crespillos que son dulces y que también tengo la receta en el blog.

Así que sin ánimo de ser pedante, mi tortilla es la primera que se prepara con las hojas de borraja.

Sé que en muchos puntos de España ni siquiera se conoce ésta rica verdura, pero os aseguro que os encantaría. Quien se atreve a probarla?







Ingredientes

Hojas tiernas de borraja (de una mata de 1,5 kilos)
2 dientes de ajo
1 cebolleta pequeña
beicon y jamón
piñones
3 huevos
AOVE y sal

Modo de hacerlo

Una vez cortadas las hojas ponerla en agua fría mientras vamos cortando la cebolla y los dientes de ajo picado muy pequeño pochando en una sartén con un poco de aove, a mitad de pochar poner el beicon o el jamón, remover y reservar.

Sacar del agua las hojas y cortarlas en tiras como se ve en la foto, volver a poner la sartén al fuego y añadir la borraja, le iremos dando vueltas para que se vaya haciendo, salar y añadir en ese momento los piñones, estará hecha cuando se haya bajado (mas o
 menos como lo hacemos con las espinacas frescas)

Batir los huevos, mezclar la borraja y cuajar la tortilla. Servir y a disfrutar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.