miércoles, 3 de diciembre de 2008

Albóndigas con sepia

Hace ya un tiempo que vi esta receta en el blog COCINA CON REGI me chocó por la mezcla de la carne con la sepia y hoy me he decidido a probarla, tengo que decir que ha gustado en mi casa y que la añado a los platos de la familia. Ingredientes
carne picada, mitad ternera y mitad cerdo
1 huevo
2 dientes de ajo
2 rebanadas de pan
1 vasito de vino blanco
1 cebolla
2 tomates
2 sepias
leche
sal y pimienta
Realización
Preparar las albondigas mezclando a la carne,el huevo, los ajos muy picados y las rebanadas de pan empapadas en leche, sal y pimienta, una vez todo bien mezclado formar las albóndigas, pasarlas por harina y freir. Reservar.
En una cazuela con un poco de aceite pochar la cebolla picada menuda con el tomate, cortar la sepia, añadir a la salsa de tomate, para que se vaya haciendo a fuego lento.
Cuando este tierna la sepia poner las albóndigas y que vayan cociendo a fuego lento, añadir el vino blanco y dejar cocer 10 minutos.
NOTA: Si le añadimos arroz blanco como guarnición puede ser plato único.

5 comentarios:

Juan dijo...

Hola Sefa. Estas albóndigas con sepia que has preparado deben estar fabulosas y con esa salsa de acompañamiento ni te cuento. ¿Me invitas? jj
Saludos

SEFA dijo...

Seguro Juán, al plato de la foto todo tuyo, jajaja, de verdad que estan muy ricas, gracias por pasarte, un abrazo. SEFA

Inma dijo...

Que buena pinta tiene,se ve muy original y con salsita que bueno,para mojar pan.
Besos

SEFA dijo...

Me alegro que te guste Inma, gracias por pasarte, un abrazo. SEFA

Morguix dijo...

No conocía esta receta, y me ha llamado muchísimo la atención.
La combinación tiene que estar riquísima, la probaré.
Un besote.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.