domingo, 15 de abril de 2018

RAVIOLIS DE CALABACÍN


La receta de hoy hacia tiempo que la tenia pensada y la verdad que ha resultado mucho mas rica y sabrosa, en otras ocasiones he preparado algo similar, pero sin subirlo al blog, la que hoy he preparado ha resultado tan rica que no quiero perderla, espero que os guste y que os animéis a probarla.






Ingredientes para 2 personas

1 calabacín mediano
4 filetes de jamón york asado
4 croquetas de pollo caseras
2 tranchetes
1/2 tarrina de Mascarpone
4 cucharadas de leche
cebolla frita crujiente

Modo de hacerlo

Las croquetas de pollo que las tenia congeladas las he frito en abundante AOVE y las he reservado.

Lavar el calabacín y cortar a lo largo con la mandolina, salar y pasar por la plancha dorándolas un poco, reservar.

Cortar el jamón en tiras y los tranchetes por la mitad, en el collage se puede ver el montaje de los raviolis que es muy sencillo.

Hacer una cruz con las tiras de calabacín, colocar el jamón, el queso y la croqueta en el centro y cerar
el ravioli, colocándolo en la fuente de servir donde habremos puesto un fondo de Mascarpone.

En una sartén pondremos la leche y el queso a fuego medio y prepararemos la salsa, con ella naparemos los raviolis y los llevaremos al microondas 1 minuto. Servir.

4 comentarios:

LA COCINERA DE BÉTULO dijo...

Qué rico con la sorpresa de encontrarse la croqueta en su interior, muy buena idea Sefa.
Besos.

Recetecum dijo...

Menudo recetón, lo de la croqueta me ha sorprendido, me llevo la idea !qué bueno! BSS

Pilar Y a la luna dijo...

Vaya sorpresa que lleva ese ravioli, si es que lo que no se ocurra a ti...Muy rico Sefa, seguro que lo disfrutasteis mucho.
Besicos

Toñi Sempere dijo...

que receta más rica Sefa, me encanta!! lo de la croqueta es un puntazo, todo en general!! de 10!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.