viernes, 28 de octubre de 2016

TORRIJAS DE CUARESMA..........en Octubre


Uno de los postres de Semana Santa son las torrijas, en mi casa se comen todo el año, pero en estas fechas nunca faltan, las de hoy que es otoño, las hice con pan de leche y la verdad que salieron muy ricas con una textura diferente, espero que os gusten.


Ingredientes

1 barra de pan de leche
250 de leche
1 rama de canela
5 cucharadas de azúcar
1 cucharada de miel
aceite
2 huevos
azúcar 
canela en polvo mezclado

Modo de hacerlo

En un cazo poner a hervir la leche con el azúcar, la rama de canela y la miel durante 5 minutos.

Partir la barra en rodajas un poco gruesas y ponerlas en un recipiente añadirle la leche por encima y dejar que se empapen bien, les daremos la vuelta para que se empapen por los
 dos lados.
Batir los huevos, pasar las rodajas por el y freír con aceite caliente, dejar sobre un papel absorbente y pasarlas por la mezcla del azúcar y la canela. 

6 comentarios:

LUISAAMADOR dijo...

Que ricas esas torrejas Sefa

Marisa G dijo...

Querida Sefa. Me encantan las torrijas y no las como porque son fritas y porque llevan azúcar. Haces muy bien de hacerlas todo el año, que vale la pena con la pinta tan buena que tienen. Besos.

Delicias Baruz dijo...

Qué buenas, todavía no he preparado y hay que ponerle remedio.
Un abrazo
Clara

LA COCINERA DE BÉTULO dijo...

No hay que quedarse con la idea de que solo se comen en Semana Santa, son para cualquier época, cuando nos apetezcan, sin abusar, claro.
Qué ricas Sefa, dan ganas de ponerse a hacerlas.
Besos.

La Cocinera Mileurista dijo...

!!!Hola Sefa que delicia de torrijas, pero que peligro tienen ya que no se puede comer sólo una.
Besos.

Pilar Y a la luna dijo...

Si es que las torrijas son atemporales SEfa, me encanta y ahora mismo me comía una con un cafecito bien caliente.
Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.